INFLUENCIAS MUSICALES: “SOLO SE QUE NO SE NADA”

El otro día (ese periodo atemporal) tomé conciencia de un tema que siempre cuestiono y me impresiona bastante: la música y todo lo relacionado como el oído, la percepción, su origen, qué importancia tiene o lo que hace que uno escuche más un estilo de música que otro. Mmmm ¿por dónde empezar? Situémonos: el hogar. Cómo, dónde y con quién has crecido. No es lo mismo crecer en un lugar donde se rifan quienes serán los dueños de un barrio, neoyorquino por ejemplo, a base de rap como sucedió en América en los 70; que rejuntarse con tribus que combinan sonidos corporales y materiales a modo de percusión con forzados gritos implorando una lluvia. No es lo mismo.

Lo mío se cuece en estas tierras. Paternalmente tengo raíces africanas y llevo la ‘cosita’ esa de moverse en la sangre. Aparte de grupos africanos, mi padre ponía B.B. King, Aretha Franklin, música country, baladas italianas, Bob Dylan, Boney M, Bob Marley, Michael Jackson o, un nombre que ahora me viene a la cabeza, Kenny Rogers (ni idea). Mi casa se llenaba de música las mañanas de domingo. Salía por las ventanas y seguro los del barrio se quedarían en plan “hoy no la pongas tú, que ya la ha puesto el vecino”. Por otro lado tengo la influencia de mi madre. Esa música que, en su juventud, predominaba en películas o en la radio: Beegees, eurovisión, Mecano, Greta y los Garbo, Miguel Bosé… y luego le seguiría la música latina de Gloria Estefan, Juin Luis Guerra o Manny Manuel. Y por supuesto, mis hermanos. Gracias a ellos y a algunos cds piratas que “autoheredé” o temas que siempre sonaban por ahí: Mala Rodriguez, Coldplay, Jarabe de Palo, Destiny’s Child, Red Hot Chili Peppers, The Cure, Blink 182… Pf, que recuerdos. Es lo que tiene compartir con hermanos… mayores. Ahora, si tuviera que recomendar un disco de mi cocecha, que salió en mi quinta, ha perdurado y hoy puedo seguir escuchando sin sentir vergüenza sería el de Vitico el Nene Bomba (jajajaja). Si no son versionacas de merengue que cantaba el niño este. Pa’l veranito Merengue Y2K. O, unos más mayores, los Estopa recién estrenados.

Por norma queda lo que ofrecen los medios. De la tv analógica nacional recuerdo algún programa con actuaciones musicales en Canal+ o aquel novedoso MúsicaSí en la Primera. Después vendría el primer O.T. (otra movida) y los canales digitales: Los40, MTV, música negra en MTV Base, rock en MTV2, clásicos en Vh1… A medida que iba conociendo estos canales iba cambiando (o ampliando) mi gusto musical hasta que por h o por d (de dinero) se fue reduciendo. FlyMusic, que tuvo su espacio en la reincorporación de la tv de pago o TDT (tele de truño) fue, incluso cuando le iban quitando horas de emisión para poner teletienda, mi canal de música independiente favorito. Y hecho desde España. Nada como aquel canal. Indignada porque desgraciadamente en 2008 lo “sustituyeron” por Disney Channel. Flipando aún… yo creo que hasta lloré. Fly Music, canal musicalYa sólo quedaba 40 Latino (…). Más tarde vino MTV España, que en sus comienzos combinaba listas musicales con series, realities… hasta hoy, que lo sigue haciendo pero en decadencia porque desde hace un tiempo ni Johann ni programas musicales ni nada. ¡Que me gustó mucho el canal! Porque fue puesto en abierto (no había donde elegir, había estado un largo tiempo sin Internet en casa, había perdido todo el contenido del disco duro del pc y otras desgracias más…) Pero ¿con FlyMusic? Nada que ver. All and nothing to compare. Por ese canal los primeros en impresionarme fueron mis amados Arctic Monkeys, y Enter Shikari, los últimos.

En la radio lo más que escuchaba eran los 40 Principales y, pa’ entonces, guay pero -joder- llegó un día que me saturé y cuando había un “nuevo en lista” o me lo había oído o me resultaba indiferente. Las emisoras locales no las conocía y las que sí, no me interesaban. Hasta que descubrí Radio 3. Y pues si no recuerdo mal (que no) sucede cuando de manera no intencionada escuché algo de la radio portátil de mi padre. Si no era RNE, era Onda Cero o la Cadena SER. Esto es así: mañana sí-mañana también-noche sí-noche también la radio siempre puesta, así que algo se me tuvo que quedar. A veces molestaba pero aquel momento tuvo que ser de los que no. Se escuchaba el adelanto del noticiero, comentarios de fútbol, alguna que otra canción entre cuñas radiofónicas… A un nivel de volumen más que perceptible supe que se trataba de RNE1 “Radio Nacional de España” (dicho por una voz masculina) cuando también me percaté de algo diferente. Era una canción que no conocía y que me gustaba. Recuerdo que dejé entreabierta la puerta para escucharla mejor. Al rato fui hasta donde llegaba esa música y a la vez le pregunté a mi padre que cuál emisora era esa. Luego como que dieron el titulo del tema o dieron enlace a Radio 3. De esto ya no me acuerdo. Qué-descubrimiento. Pasado el tiempo le dije a mi hermana que había encontrado una emisora de radio flipante. A lo que me contesta “ah, sí, yo la escuchaba cuando tenía tu edad” y yo “eeeh… perdona ¡¿qué?!”. Mu’ fuerte. Pero no-pasa-nada.

Los conciertos de Radio3Desde entonces sintonizo Radio 3 y la actualidad y referencias musicales las sigo (además de por Internet) por ahí. También pongo ‘Los Conciertos de Radio 3‘ en La 2, donde también emiten algún que otro concierto festivalero en diferido, como el de Explosions in the Sky. Que gracia. Sé que estaba escuchando atentamente ese grupo y al mismo tiempo esperando a que cantaran… hasta que me olvidé. No hizo falta. Creo que fue la primera canción instrumental (excluyendo la música clásica) así de rock que había escuchado. Nueva Vulcano fue un grupo que también descubrí en LCR3. Subí el volumen hasta lo que debiera y no paraba de pensar ¡qué-coño hacen! Unos cambios de ritmos que no sé, me pillaban desprevenida. Me quedé con la frase aquella de “ella es níquel es canela, un elemento una especia” e irremediablemente me fijaría en los ojos de l’Artur (jaja) y pensaría “¡me has ganao!” Jajajaja. Tuvo que ser así mi flechazo con ellos… Estos días les he estado escuchando, buscando, leyendo sus letras y he encontrado una versión acústica del tema “La Gran Ilusión” que envuelve. O por lo menos a mí. Pero creo que es mejor mostrar cuál es el verdadero sonido de esta banda catalana así que les dejo este podcast de la actuación de Nueva Vulcano en LCR3 (2010) cuando fueron a presentar su disco “Los Peces de Colores” al programa televisivo de La 2.

Ahora dejando reflexiones personales aparte les enlazo aquí el podcast llamado Neurociencia: el cerebro canta’ de cuando el Sr. Crudo tuvo de invitado en su programa ‘Carne Cruda’ de Radio 3 a Robert Zatorre, neurólogo experto en percepción musical que habló sobre “cómo procesa el cerebro la música, por qué ciertas músicas nos alegran, otras nos entristecen y cómo pueden modificar nuestra materia gris”. A mí me refrescó la memoria e hizo que me aferrara a esas ideas infundadas que tenía de por qué disfruto descubriendo canciones.

Será por eso. No sé, la música es un concepto tan amplio y tan variado que es una pena acotarlo. Algunos que se apegan a un pobre estilo musical o sueltan esa frasesita de “no me gusta lo rock/clasico/latino/…”. Pero ¿cómo va a gustar, si no se le da oportunidad? No sabemos lo que nos perdemos o, como habría dicho Sócratres: “solo sé que no sé nada“. Yo lo recuerdo cada vez que una reacción nueva se genera en mí, venga o no de una canción.

Anuncios

Un comentario

  1. Pingback: VISIONES SOBRE JOSE JAMES, JAZZ & MAS | CUANDOWELEAGOFIO

Y ustedes, ¿qué piensan?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.